Israeli Eurovision contestant Kobi Marimi. (Noam Revkin Fenton/Flash90)

Israel es un país pequeño y valiente. Rodeados por vecinos en su mayoría hostiles a los israelíes les encanta triunfar, darse al mundo, ser apreciados y proyectar ese amor de vuelta. Ese fue el Israel que vieron los

Eurovision. (Screenshot)

Esta noche se celebra la final de Eurovision, un evento único celebrado este año en Israel donde se reúne gente de todo el mundo para disfrutar de la música y, cómo no, de todo lo que nuestro país tiene para ofrecer!