Los disfraces son otra costumbre cargada de simbolismo. Porque Purim no es la versión judía de Halloween. Los disfraces representan el ocultamiento de las fuerzas que desencadenan esta situación.