La eliminación de Abubaker al Bagdadi es una batalla ganada. Pero ni por asomo es el fin de la guerra eterna. El islamismo sigue ahí, con toda su variada furia. Hace cinco años, Bagdadi fue proclamado (por sus seguidores) califa, es decir, sucesor del profeta Mahoma. Ni siquiera Osama ben Laden fue tan audaz.

Spokesman of the Ezzedine al-Qassam Brigades Abu Obaida

Solo con escuchar a los líderes de Hezbollah, Hamas, ISIS o Al Qaeda basta para tener la certeza de que todas las organizaciones son terroristas, lo único que los diferencia es el nombre de cada una de ellas.