En la era de Candy Crush y Pokemon Go, a nadie le interesa conocer todo esto, pero debería interesarnos, porque la dolencia que devastó nuestra nación hace 2.000 años nunca ha sido sanada. Y hoy, como entonces, es la causa de todos nuestros problemas.