El tejido social estadounidense está siendo puesto a prueba y el resultado final es aún una incógnita. Y si observamos la cronología de disturbios en los EE.UU. parece evidente que están en una clara tendencia al alza.