Se trató de una votación sin carácter vinculante que ni siquiera establece una fecha. El Parlamento español es el tercero en Europa que, tras los precedentes británico e irlandés, aprueba una medida así, y pronto será el francés el que realice una votación sobre el mismo asunto.