En octubre de 1942, la familia Bielinsky, consiguió cruzar la frontera española a pie desde Francia, después de atravesar las montañas. Era una familia judía, de origen polaco, integrada por la pareja y sus dos hijos, un niño y una niña.