La terrible masacre en el club Pulse de Orlando (Florida) no es un hecho aislado: forma parte de una campaña. La Yihad contra los infieles en el territorio continental de los EE.UU. está en marcha desde hace ya tiempo.