Así pues, y finalmente, el Partido Popular bien haría en repasar sus históricas relaciones con Israel fruto del legado del ex presidente Aznar, desempolvarlas e impulsarlas por el bien de todos. Sería una muy mala noticia que las relaciones empeoren.