Nos ha llegado a nuestras manos un precioso relato, en forma de poema, de un niño israelí de 15 años que se siente frustrado ante la incomprensión de cierta parte de la comunidad internacional, que continua ciega al no saber distinguir entre democracia y terrorismo.