El ejercicio denominado “Punto de Inflexión 15” probará la preparación del país para enfrentar un ataque masivo de cohetes sobre los centros poblados a lo largo y ancho de Israel, incluyendo el daño a infraestructuras básicas, como así también ciberataques que provoquen la caída de las redes eléctricas y de telefonía.