Lo cierto es que, también en las épocas de tranquilidad, el mundo entero parece estar ocupado con el conflicto en Oriente Próximo. ¿Podemos restaurar el equilibrio en Israel? ¿De quién depende? Depende de nosotros mismos. Lo haremos. No tengas dudas.