Las fuerzas de seguridad de Chipre detuvieron a un ciudadano libanés, de 26 años, bajo la sospecha de que se trata de un agente del grupo terrorista chií Hezbollah, que planeaba perpetrar una serie de atentados con explosivos contra objetivos israelíes, judíos y occidentales en Europa.