Los EE.UU. han pedido al órgano de derechos humanos de las Naciones Unidas a que abandone su «obsesión con Israel», o los EE.UU. retirarán su membresía de la organización.

Dirigiéndose al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH) el miércoles, el subsecretario de Estado adjunto Erin Barclay dice que «la obsesión con Israel es la mayor amenaza para la credibilidad de este Consejo».

«Limita el bien que podemos lograr haciendo una burla de este Consejo», dijo, reiterando la promesa del presidente Donald Trump de oponerse a cualquier intento de deslegitimar o aislar a Israel.

Por lo tanto, Washington está reconsiderando su futuro compromiso con el Consejo, afirmó Barclay.

Mientras que amenaza con dejar la CDH por su sesgo en contra del Estado democrático de Israel, Barclay hizo hincapié en que los EE.UU. seguirán vigilando las violaciones graves de los derechos humanos en todo el mundo.






Donate to Israel