«Si me olvidare de ti, oh Jerusalem, pierda mi diestra su destreza. Si yo no te recuerdo, que mi lengua se pegue a mi paladar… Si me olvidaré de ti, Oh jerusalem» (Salmo 137).

Los judíos han estado recitando esta oración durante 2.000 años, nunca renunciaron a la esperanza de que algún día volverán a su antigua tierra y capital eterna de Jerusalem.

La conexión histórica judía de Jerusalén es innegable – a pesar del hecho de que fue absurdamente rechazada el jueves por una resolución de la ONU iniciada por los palestinos.

Mira este hermoso tributo musical a la Ciudad Santa de Jerusalem, con las palabras del Salmo 137 cantadas por Gad Elbaz, uno de los mejores cantantes de Israel.






Donate to Israel