Photo by Abed Rahim Khatib/ Flash90 (Abed Rahim Khatib/ Flash90)

Mientras Estados Unidos se reúne con las delegaciones de Israel y sus vecinos árabes en Bahrein para buscar un mejor futuro para los palestinos, los terroristas de Hamas tocan los tambores de la guerra, a expensas de su propia gente.

Haciendo caso omiso de las necesidades básicas del pueblo palestino a quien Hamas afirma que representa, este despiadado grupo terrorista tiene una mente la destrucción del estado judío.

Apenas la semana pasada, uno de los secuaces principales de Hamas, Fatah Fathi Hamad, llamó a la «nación árabe e islámica» a ayudar a los palestinos a «liberar las mezquitas que languidecen bajo la ocupación sionista» en Tel Aviv, Haifa y Tzfat. Hizo la ridícula afirmación de que «los sionistas han convertido estas mezquitas en pubs», exigiendo que ellas, junto con la mezquita de Al-Aqsa, sean liberadas y purificadas de la inmundicia de la ocupación».

Con suerte, los palestinos elegirán la promesa de prosperidad económica que emana de Bahrein, en lugar de las mismas amenazas, la violencia y la inutilidad de las que se ocupan Hamas y sus amigos.






Donate to Israel