SI ha desarrollado una máquina de propaganda sofisticada que opera a través de los medios de comunicación social. El ISIS atrae a centenas de jóvenes de todo el mundo mediante una propaganda que representa un mundo perfecto que se puede obtener a través de la Yihad.

Un buen ejemplo de esto es el «Ginger yihadista», un chico de Australia, que ahora es la estrella de la propaganda del ISIS subida a YouTube. Vestido con cinturones de balas, portando un AK-47 y rodeados de sus «hermanos musulmanes», el jóven yihadista desafía abiertamente a Occidente por enviar a sus ejércitos a luchar contra ellos.

 

 

El número de reclutas es todavía relativamente bajo, sin embargo, parece que estas ondas pueden convertirse en un maremoto. ¿Qué puede hacer Occidente para detener este preocupante fenómeno?

Autor: Aryeh Savir
Redactor de United with Israel