Un IAF F-15 despega tras una misión. (IAF) (IAF)

El portavoz militar, general de brigada Hidai Zilberman, anunció que la Fuerza Aérea, llevó a cabo otro ataque sistemático contra la “ciudad subterránea” de Hamás en la Franja de Gaza.

Fuente: Aurora

Aproximadamente a las 22:00 horas de ayer, martes, 52 aviones de combate israelíes arrojaron 122 bombas en 25 minutos sobre alrededor de 40 blancos subterráneos del llamado “Metro”, en un tramo de 12 kilómetros de túneles. Los blancos atacados incluyen centros de mando y arsenales.

Zilberman estimó que al menos una decena de efectivos de los grupos terroristas de Hamás y la Jihad Islámica Palestina fueron abatidos en el operativo.

Los ataques se concentraron en la zona de Khan Younis y Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, desde donde han sido lanzados la mayoría de los cohetes contra las ciudades israelíes.

Por su parte, la Brigada Izz ad Din al Qassam, el ala militar de de Hamás, anunció que había lanzado cohetes contra seis bases de la Fuerza Aérea en el sur y centro de Israel, durante el último salvo.

“Las bases que las Brigadas Al Qassam están atacando son Hatzor, Hatzerim, Nevatim, Tel Nof, Palmajim y Ramon”, argumentó el grupo terrorista.

Sin embargo, no hubo reportes de heridos ni daños materiales en estos últimos bombardeos.

Al respecto, Zilberman expresó: “Ellos están intentando, pero no lo logran”.

Un comunicado de las FDI señala que desde las 19:00 horas de ayer hasta las 7:00 a.m. de hoy, miércoles los terroristas palestinos que controlan Gaza han lanzado alrededor de 50 cohetes.

Aproximadamente 10 de esos proyectiles cayeron en la propia Franja, es decir que no lograron atravesar la frontera con Israel.

Paralelamente, las FDI confirmaron que trataron de eliminar dos veces al jefe del ala militar de Hamás, Mohammad Deif, desde que comenzaron los combates, el lunes de la semana pasada. Pero las dos veces escapó ileso.

Al menos otros siete cabecillas de Hamas fueron atacados, algunos de ellos resultaron heridos, pero todos sobrevivieron.

Durante una entrevista ofrecida a la Radio del Ejército (Galei Tzáhal), el ministro Yoav Gallant, un general de la reserva y miembro del Gabinete de Seguridad, manifestó en relación a Mohammad Deif que “el hombre merece morir y eventualmente lo llevaremos a donde pertenece”.

Donate to Israel