Este video cuenta la historia de un hombre que tenía la parte inferior de su rostro destruido en Siria, y que se reconstruyó en Israel. 

La situación en Siria es grave. Una guerra civil brutal continúa dejando a muchos civiles muertos y a demasiados otros con lesiones. Debido a su frontera común con Israel, más de 1.500 víctimas han recibido tratamiento médico en Israel.

El tratamiento a los civiles sirios es el mejor que Israel tiene que ofrecer. No hay ninguna forma de discriminación en relación con el origen étnico o geográfico. Todos reciben el mismo trato.

Mohammed es un joven agricultor de Deraa, donde los residentes han estado protestando contra el presidente Bashar al-Assad desde 2011. Según Mohammed, un avión militar sirio disparó un proyectil que destruyó la parte inferior de su rostro. Gravemente herido, fue llevado a Israel. Tres meses más tarde, su rostro se ha reconstruido, lo que le permite hablar y comer. Puede ver su increíble historia a continuación.