Independientemente del débil acuerdo nuclear de Irán, la República Islámica continúa retratando a Occidente como su enemigo.

La propaganda, no importa lo increíble que sea, tiene un indudable efecto en el público.

Esta vez, la herramienta de la propaganda está siendo utilizada, una vez más, por Irán para demonizar a los EE.UU. y a Occidente, mientras que muestra la fuerza de voluntad y persistencia de Irán.

Esta pieza casi cómica de propaganda nos indica cuán en serio se toma Irán el Acuerdo nuclear.






Donate to Israel