Ben Cohen (izquierda) y Jerry Greenfield (derecha), fundadores de Ben & Jerry's. (Captura de pantalla / YouTube) (Captura de pantalla / YouTube)

Ben Cohen y Jerry Greenfield recibieron un duro revés al quedar en ridículo tras no saber explicar el boicot de su empresa contra la única democracia en Oriente Medio, Israel.

Por: Pesach Benson

El punto débil del movimiento BDS es que en un mundo de tanta injusticia y terrorismo, señalar a Israel para boicotear sus productos, apesta a antisemitismo. Cuando preguntamos a los activistas y defensores del BDS sobre China por su trato a los uigures, o sobre Irán por su manía de colgar a homosexuales y opositores en plazas públicas, la respuesta estándar de los activistas antisemitas es: «tienes que empezar por algún lado», es decir, Israel; o explicando por qué el estado judío supuestamente son peores que regímenes como el iraní, por poner un ejemplo.

Ninguna de las respuestas nos valen. Son, por llamarlo de alguna manera, estúpidas.

Ayer Ben Cohen y Jerry Greenfield, fundadores de Ben & Jerrys, se entrevistaron con Axios. A la hora de responder sobre el por qué del boicot de Ben & Jerry’s a Judea y Samaria, los dos hicieron un ridículo espantoso.

Respuesta: «Creo que está bien estar involucrado en un país, ser un ciudadano del país y protestar por algunas de las acciones del país. Y eso es esencialmente lo que estamos haciendo en términos de Israel. Apoyamos el derecho de Israel existir, pero estamos en contra de una política en particular».

Eso llevó a la pregunta que dejó perplejo a Cohen.

“Ustedes son grandes defensores de los derechos de voto. ¿Por qué todavía vende helados en Georgia? Texas: ahí se prohíbe el aborto. ¿Por qué sigue vendiendo allí? ”, Preguntó McCammond.

Cohen se sentó allí en silencio, se encogió de hombros con torpeza antes de admitir finalmente: «No lo sé». Después de una risa nerviosa, dijo: «Es una pregunta interesante. No sé qué se lograría con eso. Estamos trabajando en esos temas, sobre el derecho de voto», y luego su voz se apagó cobardemente, no sin antes realizar otro encogimiento de hombros incómodo.

«Creo que haces una muy buena pregunta. Y creo que tendría que sentarme y pensar un poco».

Pero McCammond siguió presionando a Cohen.






«Todas las mujeres que viven en Texas ahora van a tener dificultades para abortar. Si eres una mujer que vive en Texas, ahora te han despojado de esos derechos debido al gobierno de Texas».

A lo que Cohen respondió: «Según ese razonamiento, no deberíamos vender helado en ningún lado. Tengo problemas con lo que se hace en la mayoría de los estados y en la mayoría de los países».

Afortunadamente para Cohen, Greenfield comenzó a hablar…. pero empeoró las cosas.

«Creo que una diferencia es que lo que Israel está haciendo es considerado ilegal por el derecho internacional. Así que creo que eso es una consideración», dijo Greenfield.

(De hecho, la afirmación de Greenfield es inexacta. Quizás su desconocimiento de la historia judía y sionista es limitado, particularmente con respecto a la conferencia fundamental de San Remo en 1920, que otorgó derechos legales y políticos exclusivos en «Palestina» a los judíos, incluida la patria bíblica de Judea y Samaria).

Han pasado 20 años desde la Conferencia de Durban, un momento clave en el nacimiento del movimiento BDS. Incluso si «tienes que empezar por algún lado», está claro que BDS no está interesado en abordar cuestiones de derechos humanos en ningún otro lugar del mundo. Es por eso que los líderes de BDS nunca han hablado sobre la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia o la práctica de Irán de tomar rehenes o colgar homosexuales en las plazas públicas.

Al convertirse en compañeros de viaje de BDS, Cohen y Greenfield han creado una nueva prueba política que planteará preguntas sobre la venta de helados en muchos otros lugares con controversias políticas.

Lo que es seguro es que si no revierten esa decisión ambos fundadores quedarán retratados en los libros de historia como dos personas que se han hecho mucho daño a ellos mismos, a su imagen y a su compañía. Las acciones de Uniliver …. a la baja y sin frenos. Fin.

Donate to Israel