La agresión musulmana en el Monte del Templo alcanzó nuevas alturas el lunes cuando una mujer árabe israelí asaltó a un miembro de la Knesset tras visitar el Santo Sitio. Los recientes comentarios inflamatorios pronunciados por el jefe de la Autoridad Palestina, Abbas, incitaron este último incidente.

MK Moalem en la Knesset.  (Foto: Yonatan Sindel / Flash90)

Moalem en la Knesset. (Foto: Yonatan Sindel / Flash90)

El Miembro del Knesset Shuli Moalem-Rephaeli (Bait Yehudi) fue asaltada la mañana del lunes por mujeres musulmanas que, como ella, vinieron a visitar el Monte del Templo.

Una multitud de mujeres comenzaron a gritar «Alá Akbar» mientras la diputada caminaba por el lugar sagrado. Una mujer la agredió físicamente y fue detenida por la policía. Moalem resultó ilesa.

Posteriormente Moalen registró una denuncia ante la policía.

Un portavoz de la policía anunció tras el incidente que iban a «mostrar tolerancia cero, y que no va a permitir más actos de violencia en contra de los visitantes del Monte del Templo ni dejarán a nadie comportarse violentamente».

Moalem dijo: «Esta mañana, cuando me acerqué a Har Habait (Monte del Templo), las mujeres musulmanas me atacaron con empujones y gritos de «Alá Akbar». Ellas no estaban expresando su preocupación por el bienestar de Yehuda Glick. Nadie va a quitarme mi derecho democrático básico para ascender al Monte del Templo con violencia».

No te pierdas el vídeo:

El Monte del Templo ha sido el punto central de la violencia musulmana en los últimos meses. El Jefe de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha estado incitando a los palestinos, afirmando falsamente que Israel está tratando de apropiarse del Monte del Templo y de expulsar a los musulmanes. La ola de violencia culminó el pasado miércoles con el intento de asesinato por un terrorista de la Jihad Islámica contra Yehuda Glick, un rabino apasionado sobre el establecimiento de la igualdad de derechos en el Monte del Templo.

Autor: Aryeh Savir
Redactor de United with Israel