US Secretary of State John Kerry speaks to the media on Wednesday after meeting with PA President Mahmoud Abbas in Bethlehem. (Issam Rimawi/FLASH90) US Secretary of State John Kerry speaks to the media on Wednesday after meeting with PA President Mahmoud Abbas in Bethlehem. (Issam Rimawi/FLASH90)

El ex embajador israelí Alan Baker, escribió recientemente una carta abierta al secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, explicando por qué las declaraciones de Kerry sobre los asentamientos de Israel como «ilegítimo» no pueden ser justificadas. A continuación se muestra la carta del Embajador Baker en su totalidad.

The Hon. James Kerry, U.S. Secretary of State,

 

Excmo. James Kerry, Secretaria de Estado de EE.UU.,
el Departamento de Estado,
Washington DC

08 de noviembre 2013

Estimado Secretario Kerry,

Kerry Israel

 (Matty Stern/Flash90)

Después de escucharle declarar repetidamente en las últimas semanas que «los asentamientos de Israel son ilegítimos», respetuosamente y de manera inequívoca le digo que está equivocado y mal aconsejado, tanto de hecho como de derecho.

De conformidad con los «Acuerdos de Oslo», y específicamente el Acuerdo Interino entre Israel y Palestina (1995), la «cuestión de los asentamientos» es uno de los temas a ser negociados en las negociaciones sobre el estatuto permanente. El presidente Bill Clinton, en nombre de los EE.UU., ha firmado como testigo de dicho acuerdo, junto con los líderes de la UE, Rusia, Egipto, Jordania y Noruega.

Sus declaraciones sirven no sólo para prejuzgar la cuestión de negociación, sino también para socavar la integridad de dicho acuerdo, así como las propias negociaciones que con tanto entusiasmo defienden.

Su determinación de que los asentamientos de Israel son ilegítimos no puede ser legalmente justificada. La supuesta cita que hace que se tenga que transferir a la población el territorio ocupado (art. 49 de la cuarta Convención de Ginebra) fue, según el propio comentario oficial del Comité de la Cruz Roja Internacional, de dicho Convenio, redactado en 1949 para evitar la transferencia forzada en masa de las poblaciones realizadas a cabo por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Nunca fue la intención de aplicar dicho artículo a los asentamientos de Israel. Los intentos de la comunidad internacional para atribuir este artículo a Israel emana de motivos partidistas claros, con los que usted, y los EE.UU. están ahora identificados.

La aplicación formal de la Convención a los territorios en disputa no se puede afirmar ya que no se ocuparon de un poder soberano anterior y legítimo.

Los territorios no pueden ser definidos como «territorios palestinos» o, como usted mismo ha dicho con frecuencia, como «Palestina». No existe tal entidad y todo el propósito de la negociación del estatus permanente es determinar, mediante acuerdo, el estatuto del territorio, de la que Israel tiene un derecho legítimo, respaldado por los derechos legales e históricos internacionales. ¿Cómo se puede pretender socavar esta negociación?

No hay ningún exigencia en ninguno de los acuerdos firmados entre Israel y los palestinos para que Israel cese la actividad de asentamientos, o la congele. El caso más viene es el contrario.

La política de asentamientos de Israel ni perjudica el resultado de las negociaciones ni implica el desplazamiento de los residentes palestinos locales de su propiedad privada. Israel, de hecho está debidamente comprometido a negociar la cuestión de los asentamientos, y por lo tanto no hay lugar para ninguna decisión previa cuya intención es prejuzgar el resultado de esa negociación.

Por la repetición de esta afirmación desacertada sobre que los asentamientos de Israel son ilegítimos, y por su amenaza a Israel con una «tercera intifada palestina», y el aislamiento y la deslegitimación internacional, compra y alimenta la narrativa propagandística palestina, y ejerce una injusta presión sobre Israel.

Usted está tomando parte, perjudicando así su propia credibilidad personal, así como la de los EE.UU.

Con el fin de restablecer su propio credibilidad y la de los Estados Unidos, y que puedan venir con las manos “limpias” a la negociación, se solicita públicamente que se retracte formalmente de su declaraciones en cuanto a la ilegitimidad de los asentamientos de Israel, y que ponga así fin a su presión sobre Israel.

Respetuosamente,

Alan Baker,
ex asesor legal del Ministerio israelí de Relaciones Exteriores,
ex embajador de Israel a Canadá,
Director del Instituto de Asuntos Contemporáneos, Jerusalem Center for Public Affairs,
Director de la División de Acción Internacional, el Foro Legal para Israel