Halloween o “Noche de brujas” es una festividad que se celebra en EEUU y otros países del mundo la noche del 31 de Octubre. Por: Rabino Yosef Bitton La gente se disfraza, pone zapallos y velas en las puertas de la casa y los niños salen a pedir golosinas. Aparentemente, esta inocente celebración no tiene... Read more »

La creación es una obra Divina, no un evento cuántico como el Big-Bang. Algo inexplicable de acuerdo a las leyes físicas que ocurre sin la intervención de un Creador. Como si fuera un “milagro” sin Dios.

Hace 3000 años, el Rey David reveló un secreto a su hijo, quien luego lo transmitió a su propio hijo, el Rey Jizkiyahu (Ezequías). Este Secreto no sólo que lo salvó de la muerte, sino que también le agregó varios años de vida. Hoy lo revelaremos…

human trafficking

Este orden en la Creación no establece ni sugiere un nivel de superioridad del hombre. En realidad se podría argumentar todo lo contrario.

(2:21)“Entonces HaShem hizo que el hombre cayera en un profundo sueño y mientras dormía tomó una de sus costillas, y luego cerró la herida. (2:22) De la costilla que le había quitado al hombre, HaShem diseño a la mujer y se la trajo al hombre.

Otra interesante coincidencia entre ciencia y Torá, que se relaciona con la "evolución" y la "edad" del planeta tierra, se puede ver de un texto del libro de Yiob (Job).

Naor Shalev bar mitzvah

En este momento se lee la última porción de la Torá, ya que nunca debemos terminar la lectura de la Torá, empezamos la lectura al puro principio de nuevo para mostrar que amamos la Torá como un "nuevo mandato al que todos corren".

Nuestros Sabios nos enseñan que la bendición de HaShem alcanza para que todos ganen y nadie pierda, ya que es infinita. Así, orar en plural nos entrena a superar nuestro egoísmo, y refuerza nuestra sensibilidad hacia los demás.

Jerusalem flag

Sucot: Celebrando la Alegría. El filósofo José Ortega y Gasset hizo una vez el no muy serio comentario de que puede que la palabra “alegría” se origine en el vocablo “aligerar.” La alegría se origina en la sensación de alivio.

Sukkah

La Torá dice:” En Sucot habitareis por siete días ... para que vuestras generaciones sepan que he asentado [protegido] a los hijos de Israel en Sucot, cuando los saqué de la tierra de Egipto ... (Levítico 23).

Los preparativos para Sucot ya están en marcha y se palpa en el ambiente la emoción de la Festividad. La construcción de la Sucá comienza inmediatamente que termina el Día de la Sentencia, más conocido como Kipur

"Y tomaréis en el primer día [de Sucot] un fruto de árbol cítrico (etrog), rama de palmeras (lulab), rama de mirto (hadas) y sauces de los arroyos ('araba). Y te alegrarás delante de HaShem, tu Di-s, durante siete días"

Sukkah at Sunset in Israel

En plena Festividad de Sucot y después de pasar por la Sentencia de Yom Kipur estamos expectantes, para ver que las consecuencias del Juicio nos sean favorables. Todos buscamos lo mejor y en el fuero interno anhelamos acabar bien el año recién comenzado.

La palabra, en hebreo, significa cabañas, por las moradas temporales que los israelitas tuvieron como hogar hasta completar un trayecto corto, pero psicológicamente enorme: 40 años para dejar de pensar y actuar como esclavos.

Sukkah at Jerusalem City Hall

Sucot contra la “zona de confort”. Y, como en la salida de Egipto que marca el paso de una comunidad de tribus a una nación israelita, la tradición indica que moremos en viviendas transitorias (cabañas o tabernáculos, que es lo que significa en hebreo Sucot).

En Jerusalem, cuando llega Sucot, las aceras, estacionamientos, entradas y balcones se llenan de sucot, transformando la ciudad en un paisaje gigante de celebración y de alegría. Disfruta mucho de esta maravilloso fiesta.

Estamos a unos pocos días de Yom Kippur, el Día del perdón, probablemente el día más importante del año para un individuo judío. 1. Hakarat haJet. Reconocer que hemos hecho algo mal, es el primer paso.

Hoy es el segundo día de mes de Elul. Estamos a menos de 40 días de Yom kippur, el día del perdón. El día que consagramos para hacer Teshubá, arrepentirnos, pedir perdón, confesar nuestras faltas, y tomar la decisión de ser mejores.

Estamos a menos de 40 días de Yom Kippur, el día totalmente consagrado a hacer Teshuba, arrepentirnos, pedir perdón, confesar nuestras faltas y tomar la decisión de actuar mejor con Dios y con nuestros semejantes.

Si ofendimos o dañamos a amigos, colegas y seres queridos, debemos hacernos cargo. Y si traicionamos nuestro pacto con HaShem, voluntaria o involuntariamente, debemos reconocerlo, ya que de otra manera el perdón no será posible.