El ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, dijo este lunes que Israel y EE. UU. habían restablecido los lazos de inteligencia y estaban trabajando para desarrollar un “plan B” si las conversaciones estancadas entre Washington y Teherán sobre el acuerdo nuclear con Irán fracasan.

Entre los libaneses y otras gentes del mundo árabe hay cada vez más preocupación por que Irán explote la crisis política, económica y financiera que vive el País del Cedro para hacerse con el control definitivo del mismo.