Los ciudadanos árabes de Israel admitirán que prefieren el gobierno israelí a uno árabe, incluso los que hablan de “la ocupación” desde sus confortables despachos en las universidades israelíes.

Pero a medida que esa guerra llega a su fin está emergiendo rápidamente un nuevo desafío existencial junto a las fronteras norte y sur del país: un eje terrorista-militar liderado por Irán y que incluye a Siria, Hezbolá, Hamás y la Yihad Islámica

Desgraciadamente nunca se firmó nada similar con Líbano y Siria, en el norte, pero lo que queda claro es que las fronteras reconocidas en los tratados de paz firmados no son las del armisticio de 1949, sino las del Mandato.

Por otro lado, existía la posibilidad concreta de que esas señoras incitaran al odio a Israel desde el mero Israel. En tal caso, el daño sería para su propia imagen, no para la de Israel.

Palestinian President Mahmoud Abbas. (AP Photo/Nasser Shiyoukhi)

La Autoridad Palestina (AP), cuyo líder, Mahmud Abás, ha declarado oponerse al terrorismo, al parecer no ha sentido la necesidad de denunciar el asesinato de Sorek.