Para ello, se usa la expresión Ha-olám ha-bá (el mundo venidero), por contraposición a Ha-olám ha-zé (este mundo, el de la vida).

La crisis del coronavirus generó que las diferencias políticas y éticas entre los dos principales protagonistas de la escena política israelí se acorten. Ambos líderes se negaban a compartir gobierno. Benny Gantz con mayor entusiasmo rechazaba cualquier tipo de unión.

En estos días es muy difícil hablar de otra cosa. La plaga llega a los rincones más recónditos del planeta y a su paso se abren dos posibles posturas mayoritarias: la de los apocalípticos y la de los que minimizan su verdadero alcance y peligrosidad.

El Ministerio de Salud anunció que otras diez personas con el virus COVID-19 fueron detectadas en Israel, elevando el número de enfermos a 39.

La empleada de la juguetería es una joven de Or Yehuda que estaba cerca del gerente de la tienda. Cabe señalar que todos los empleados están en aislamiento del hogar.

El número de infectados por esta epidemia continúa creciendo en todo el mundo. El virus se está expandiendo a países muy lejanos del epicentro asiático.

Gantz considera que la campaña de Netanyahu fue muy sucia y la catalogó como " un crimen de odio contra la democracia y la sociedad israelí". No es una sensación la ruptura de relaciones, sino una muestra clara de la realidad.