2015 chanukah party

La parashá de esta semana es «Miketz» (Génesis 44:1-44:17). Una vez más, nuestra lectura está basada en «sueños». La semana pasada fue Joseph. Esta semana, es el propio faraón el soñador. Tenga en cuenta que en los tiempos antiguos los sueños se tomaban muy en serio. En algunos casos, han sido considerados como una forma de profecía.

La lectura abre con Faraón soñando dos, valga la redundancia, sueños. El Faraón no tenía ni idea de qué hacer con estos sueños y quería entenderlos. Le relato su sueño a sus ayudantes y sabios, pero ellos tampoco tenían ninguna interpretación razonable de los mismos.

De repente, el mayordomo del Faraón se levantó y dijo: “Se informa a Faraón que hay un judío en la prisión que parece tener el arte de la interpretación de los sueños perfeccionado”. Él le dice a Faraón que recientemente tuvo un sueño que fue interpretado correctamente por José. Este predijo que el panadero sería ahorcado mientras el mayordomo sería reinstalado. Y así fue.

¡Wow! ¡Buenas noticias! Un verdadero intérprete de sueños vivo. El Faraón no perdió el tiempo:

«Y el Faraón llamó a José, y salió corriendo de la cárcel… y vino ante Faraón». El Faraón dijo a José: «He oído que usted sabe cómo interpretar los sueños». Y José le responde: «No soy yo, sino Dios quien relacionará los sueños del Faraon». (Génesis 41:14-16)

Recordemos por un momento por todo por lo que José ya había pasado: Primero fue arrojado a un pozo por sus hermanos, fue vendido a Egipto, entonces se convierte en un esclavo, es falsamente acusado de un crimen que no cometió y está encerrado en la cárcel. Y ahora, de repente, después de doce años de una montaña rusa que va hacia abajo, José encuentra a sí mismo de pie delante del Faraón. ¡El hombre más poderoso del mundo en ese momento! Lo que es más alucinante es que el hombre más poderoso del mundo necesita a José! No es al revés, como era de esperar de un prisionero en el calabozo egipcio.

Imagínese el temor de José a ser trasladado fuera de la cárcel porque el Faraón le llamó. Imagínese el shock de José, el miedo y la inseguridad, cuando estaba de pie delante del Faraón. Si se tratara de nosotros, ¿cómo hubiéramos respondido a la pregunta de Faraón? ¿Habríamos aprovechado la oportunidad para ensalzar » nuestros » poderes y » nuestra » grandeza, o habríamos respondido como José: «¡No soy yo el que tiene cualquier poder de interpretar poderes – todo es Dios»? ¿Te lo puedes imaginar?

Nuestros comentaristas toman nota de la respuesta de José en este momento. Explican que José es un ejemplo de cómo la educación que recibe uno durante sus años de formación puede afectar para la vida entera. José se crió en la casa de nuestro padre Jacob. Imagínese qué tipo de educación y crianza debe haber recibido. Dios formaba parte de la casa de Jacob, que por eso  Su Divinidad estaba virtualmente fluyendo por las venas de José. Sólo una persona con una educación como la suya la que podría estar de pie delante del hombre más poderoso del mundo en un momento en el que su vida estaba «en juego» y todavía recuerda a Dios , alaba a Dios, y muestra la Eternidad de Dios. Es una educación que debemos tratar de transmitir a nuestros hijos.

Este Shabat es también Januka – una fiesta cuyo énfasis principal se encuentra en alabar a Dios, y mostrar la Divinidad al mundo. Es por eso que en Janucá la Menorá debe de estar visible para los transeúntes en la calle.

Janucá nos enseña que debemos alabar a Dios por todo el bien que hace por nosotros, y en este caso, sobre todo, por el milagro de Janucá – el milagro de la libertad religiosa.

Rabbi Ari Enkin