Presidente Donald Trump (AP/Manuel Balce Ceneta) (AP/Manuel Balce Ceneta)

En un movimiento que podría cambiar décadas de política de Estados Unidos, la administración Trump puede dejar de reconocer como «refugiados» a los descendientes de palestinos que dejaron el territorio que se convirtió en el estado de Israel.

Por: El Algemeiner

La administración de Trump está preparada para anunciar una nueva política que cancela el llamado «derecho de retorno» para los palestinos.

Según el Canal Dos de Israel , la política se refiere tanto a los propios refugiados como a la UNRWA, la agencia de la ONU que los atiende.

UNRWA es una de las organizaciones más controvertidas en la región, entre otras cosas, porque cuenta como refugiados no solo a los palestinos desplazados en la Guerra de Independencia de Israel de 1948, sino también a sus descendientes. Como resultado, ahora hay más de cinco millones de refugiados palestinos registrados, un número enorme de los cuales nunca han puesto un pie en lo que era la Palestina Británica.

Los palestinos insisten en que se debe permitir a los refugiados regresar a Israel, lo que efectivamente destruiría al país y lo reemplazaría con un estado de mayoría árabe.

El Canal Dos informa que el plan de la administración Trump para resolver el problema se anunciará a principios de septiembre y tendrá varias etapas.

En primer lugar, se publicará un informe sobre los refugiados palestinos, que los contará aproximadamente en 500,000, en lugar de los cinco millones registrados por el OOPS.

En segundo lugar, EE. UU. rechazará formalmente la definición de UNRWA de la condición de refugiado como heredable.

En tercer lugar, se reducirá el presupuesto de UNRWA para operar en Judea y Samaria.

En cuarto lugar, se le pedirá a Israel que reconsidere la posibilidad de permitir que el OOPS opere en Judea y Samaria por completo, a fin de evitar que los países árabes compensen el déficit de los recortes estadounidenses.

Según el Canal Dos, el gobierno israelí ve el plan como un «paso histórico», al igual que la decisión de Trump de reconocer a Jerusalem como la capital de Israel y trasladar allí la embajada de Estados Unidos.

La Casa Blanca no hizo ningún comentario sobre la curestión, y solo dijo que dejaría clara su postura en el momento apropiado.

Donate to Israel