Israeli special forces on a mission. (Nati Shohat/Flash90) (Nati Shohat/Flash90)

El ministro de Defensa, Yoav Gallant, señaló este domingo que Israel debe intentar todas las vías posibles para traer a casa a los rehenes retenidos por Hamas en la Franja de Gaza, informó The Times of Israel.

Fuente: Enlace Judío

“Este compromiso, de no dejar a nadie atrás, es válido para la guerra que libramos hoy y será válido para todas las guerras de Israel“, dijo Gallant en una ceremonia en memoria de los soldados caídos cuyo lugar de entierro se desconoce.

Una delegación israelí estaba lista para viajar a Doha y continuar las conversaciones tras la respuesta de Hamás, pero los dos foros necesarios para aprobar la posición de Israel en las negociaciones (el gabinete de guerra de tres miembros y el gabinete de seguridad más amplio) ya no estaban disponibles en Shabat y tienen previsto reunirse el domingo por la noche para discutir el asunto.

El primer ministro Benjamín Netanyahu negó las acusaciones de que postergó las reuniones debido a la oposición de elementos de extrema derecha en su gobierno.

“Como hemos actuado durante toda la guerra, las autoridades de defensa bajo mi liderazgo, están obligadas a agotar todas las posibilidades y dispuestas a aprovechar cada oportunidad, incluida la actual, para devolver a los rehenes a sus familias”, dijo Gallant.

“Junto con los 112 rehenes vivos que fueron liberados en acuerdos y actividades operativas, las tropas de las FDI y el personal del Shin Bet también recataron 11 cadáveres para ser enterrados en Israel“, señaló.

El presidente Yitzhak Herzog dijo en la ceremonia: “El deber de traer a todos los rehenes, el deber de luchar por sus vidas, el deber de traer los cuerpos retenidos en Gaza para su entierro en Israel, el deber de disipar dudas y luchar por cualquier información para las familias; todo esto debe quedar por encima de toda controversia”.

La oficina de Gallant afirmó que el Ministro de Defensa convocó una reunión especial sobre los esfuerzos para liberar a los rehenes el sábado por la noche, con la participación de altos oficiales de las FDI, el Mossad, el Shin Bet, el Ministerio de Defensa y representantes de las negociaciones.

Los medios israelíes indicaron que el jefe del Mossad, David Barnea, viajaría a Catar solo el lunes para conversar con el primer ministro catarí, funcionarios egipcios y estadounidenses, tras la reunión del gabinete de guerra prevista para el domingo por la noche.

Durante el fin de semana, los medios locales señalaron que el proceso para aprobar el viaje de la delegación israelí se retrasó porque el gabinete de guerra concluyó temprano una reunión del viernes para terminar antes de que comenzara el Shabat al atardecer.

Además, la emisora pública Kan informó que el diputado Aryeh Deri, líder del partido ultraortodoxo Shas, se opuso a que el equipo viajara en Shabat, afirmando que las conversaciones no son una cuestión de vida o muerte inmediata. Deri negó el informe, que suscitó críticas de la oposición.

Por su parte, Netanyahu negó los informes de que pretendía retrasar la decisión sobre el equipo negociador para las conversaciones en Doha, y se negó a celebrar una reunión el sábado sobre el asunto, con lo que aparentemente retrasó la salida del equipo.

Mientras tanto, los familiares de los rehenes piden un acuerdo para liberar a sus seres queridos lo antes posible, temiendo que cada día en cautiverio siga poniendo en peligro sus vidas.

Una fuente dijo a Reuters que en Catar se discutirán las brechas restantes entre Israel y Hamás, incluido el número de prisioneros palestinos que podrían ser liberados a cambio de los rehenes israelíes restantes, así como la ayuda humanitaria a Gaza.