(Shutterstock) (Shutterstock)

Si bien la mayor parte del mundo se centra en combatir el coronavirus, Israel está luchando tanto contra el virus como contra el terrorismo. Los enemigos de Israel están explotando la inestabilidad causada por la pandemia de varias maneras.

Fuente: Aurora

Solo en la última semana Hamás, la organización terrorista con sede en Gaza, disparó una lluvia de cohetes contra el sur de Israel, y Hezbolá, con sede en Líbano, se infiltró en el espacio aéreo de Israel con un avión no tripulado desde los Altos del Golán. Parte del esfuerzo de las organizaciones terroristas dedicadas a la destrucción de Israel es el reclutamiento de espías árabes israelíes.

Los desafíos de seguridad de Israel son mucho más complejos de lo que parecen en la superficie. Se extienden mucho más allá de los ataques con cohetes y drones que a menudo se ven en las noticias. La guerra clandestina se lleva a cabo diariamente bajo el radar, independientemente de cualquier crisis global que pueda estar ocurriendo.

Esta guerra invisible contiene elementos de ciberseguridad y espionaje. Aunque los detalles de este tipo de guerra son muy sensibles y, por lo tanto, clasificados, los eventos recientes arrojan algo de luz sobre algunos de los desafíos que Israel enfrenta a diario.

En los últimos dos meses dos árabes israelíes fueron arrestados por espiar para Irán y Hezbolá. Los árabes israelíes son un objetivo atractivo para el reclutamiento de entidades terroristas, ya que son ciudadanos israelíes con acceso ilimitado a lugares públicos y con derecho a moverse libremente por todo el país. A diferencia de los israelíes judíos, incluso tienen el privilegio de tener acceso a los territorios de Cisjordania, administrados por la Autoridad Palestina. Es una tarea relativamente fácil para los informantes nativos recopilar información sobre sitios militares israelíes.

Es probable que el dinero sea el factor de motivación central que impulse a estas personas al espionaje. Pero una influencia no menos importante para algunos es la ideología arraigada que busca la destrucción del Estado judío. Por supuesto, esto no quiere decir que los judíos nunca espíen para los enemigos de Israel. Sin embargo, las estadísticas muestran que la probabilidad de que los ciudadanos judíos lo hagan es mucho menor que la de los árabes.

Espiando para Irán

El 16 de marzo un hombre israelí fue arrestado y acusado de espiar para Irán (y también de tener contacto con la organización terrorista palestina, Frente Popular para la Liberación de Palestina, con sede en Líbano). Supuestamente, sus manejadores iraníes le pidieron que proporcionara información detallada sobre los sitios de seguridad israelíes, formas de reclutar a la población árabe de Israel, medios para profundizar las divisiones existentes en la sociedad israelí y medios para llevar a cabo ataques terroristas. Se dice que mientras se reunía con sus manejadores iraníes en el extranjero recibió fondos, capacitación y herramientas de cifrado secreto.

Espiando para Hamás

Aya Khatir, una ciudadana israelí de 31 años, residente de Arara en Wadi Ara y madre de dos, fue arrestada el 17 de febrero por espiar para Hamás. Según la investigación, trabajó para una organización humanitaria que ayuda a familias pobres en la Franja de Gaza. En lugar de ayudar a los necesitados residentes de Gaza, abusó de su posición para canalizar dinero hacia la infraestructura terrorista de Hamás y proporcionar a la organización inteligencia sobre objetivos israelíes, con el fin de llevar a cabo ataques terroristas.

No son raros los esfuerzos de Hamás para infiltrarse en la sociedad israelí con el fin de enlistar a su población árabe para el espionaje. En enero las FDI expusieron un anillo de espías operado por Hamás, el cual manejaba informantes israelíes. Las investigaciones revelaron que elementos dentro del ala armada de Hamás reclutaron árabes israelíes para cooperar con sus servicios de inteligencia, con el fin de recopilar información vital para llevar a cabo ataques terroristas dentro de Israel. Parece que los árabes israelíes seleccionados para el reclutamiento de Hamás no fueron elegidos al azar, sino que fueron seleccionados en función de sus conexiones familiares en Gaza, lo que les permitió ingresar a la Franja.

Es probable que las organizaciones terroristas como Hamás intensifiquen sus intentos de reclutar espías. Las plataformas de redes sociales hacen esto mucho más fácil ya que permiten que los cuerpos terroristas lleguen a los ciudadanos israelíes sin ser detectados. Operan numerosos perfiles falsos en Facebook e Instagram dirigidos a individuos en función de la naturaleza de sus publicaciones.

shutterstock_152856233

URGENTE: Israel, el país del mundo con mayor número de casos - ¡AYÚDANOS!

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra el coronavirus en Israel . El virus mortal se está propagando muy rápido en esta segunda ola en Israel. Es el momento de ayudar a Israel.

Los israelíes necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. La tasa de desempleo continúa en un 25%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%. La gente está en pánico. Ayuda a Israel AHORA!

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN