ISIS flag displayed on Temple Mount in Jerusalem. (Temple Institute/FILE) (Temple Institute/FILE)
ISIS flag on Temple Mount

Relacionado:

Las fuerzas de seguridad israelíes detuvieron a tres árabes israelíes que planeaban un ataque terrorista contra el Monte del Templo en nombre del ISIS.

El Shin Bet (Agencia de Seguridad de Israel) arrestó a tres árabes israelíes a principios de este mes acusados ​​de apoyar al grupo terrorista del Estado Islámico (ISIS). Dos de ellos habían planeado llevar a cabo un ataque contra el Monte del Templo, similar a la matanza perpetrada el pasado mes de julio.

El 14 de julio, los primos Muhammad Ahmed Muhammad Jabarin, de 29 años, Muhammad Hamad Abdel Latif Jabarin, de 19 años, y Muhammad Ahmed Mafdal Jabarin, de 19 años, todos residentes de la ciudad árabe norteña de Umm al-Fahm, dispararon y mataron a dos policías drusos israelíes, El Sargento Mayor Kamil Shnaan y el Sgt. Haiel Sitawe.

Las fuerzas de seguridad de Israel capturaron a Said Gasub Mahmoud Jabarin, de 26 años, quien participó en la planificación del ataque de julio en el Monte del Templo; a Faris Salah Mahmoud Mahajna, de 24 años, un partidario del ISIS sospechoso de “poseer material de guerra”, es decir, de armas, y un menor de 16 años que también participó en la planificación del ataque al Monte del Templo. Los tres son también residentes de Umm al-Fahm.

La investigación de Shin Bet ha revelado que Said Jabarin y el menor, que fue arrestado con él, habían planeado llevar a cabo un ataque con arma blanca. Tras su arresto, entregaron munición, incluyendo dos pistolas.

Tras la detención y el interrogatorio de los tres sospechosos, otros individuos de la zona de Umm al-Fahm fueron detenidos por sospecha de tráfico de armas

Un alto funcionario de Shin Bet dijo que “el ataque fue frustrado gracias a una información de inteligencia precisa que permitió el arresto oportuno de los miembros de la célula”.

El funcionario subrayó además que el Shin Bet ve a los israelíes que apoyan al ISIS, y especialmente a aquellos que están en contacto con sus agentes y que trabajan en su nombre dentro de Israel, como “una seria amenaza para la seguridad”.

El alto funcionario de seguridad prometió que el Shin Bet “seguirá tomando medidas decididas y usará las medidas coercitivas necesarias para impedir la difusión de la ideología del Estado Islámico en Israel y frustrar la realización de cualquier actividad que perjudique la seguridad del Estado”.

Por: Unidos con Israel

Donate to Israel