Mount of Olives cemetery in Jerusalem. (Yonatan Sindel/Flash90) (Yonatan Sindel/Flash90)

De izq. a der.: Yohan Cohen, Yoab Hattab, François-Michel Saada y Philippe Braham
Los cuatro judíos que fueron asesinados por el terrorismo islámico en un supermercado kosher de París podrían ser enterrados en Israel, apuntó el Canal 2 de la televisión.

De acuerdo con el reporte los familiares están considerando seriamente la idea de traer los restos mortales de sus seres queridos para que descansen en Israel.

La organización que nuclea a la comunidad judía francesa, CRIF, identificó a las víctimas del atentado como Yoav Hattab, de 21 años, Philippe Braham, de 45, Yohan Cohen, de 22 y Francois-Michel Saada, de 64.

El presidente Reuvén Rivlin dialogó con los líderes del CRIF, en tanto que éstos últimos llevaban a cabo una reunión de emergencia tras el bárbaro asesinato en París.

“Les hablo no solamente como presidente del Estado de Israel, sino del pueblo judío en su conjunto”, expresó Rivlin.

“Estamos todos, aquí en Israel, llorando y sufriendo con usted, compartimos el dolor de las familias, de la comunidad judía, y del pueblo francés. Somos una familia y nuestro dolor es profundo. En momentos como estos, somos conscientes de la responsabilidad que tenemos el uno frente al otro, y el profundo vínculo que nos une como si fuéramos uno solo”.

“Estos eventos recientes dejan en claro que el terrorismo es simplemente terrorismo. No distingue la sangre, y amenaza en forma indiscriminada a todo el mundo. Estos ataques tienen un gran peso en la comprensión de la magnitud de la propagación del fundamentalismo. Los ataques a los periódicos, al igual que los ataques a los supermercados llenos de civiles inocentes que se preparaban para el día de Shabat, no son eventos que la humanidad puede tolerar. No debemos ceder ante el terrorismo de ninguna manera o forma, y vamos a superar esta amenaza”.

“El Estado de Israel está de vuestro lado, tal y como ustedes están firmes por nosotros en los momentos difíciles. Como una sola familia, sentimos juntos el dolor, como bien sabemos – pero por otra parte sabemos, que también nos regocijamos juntos – y juntos, vamos a orar, por tiempos más felices, y por la consolación”, concluyó el presidente.

Fuente: Aurora