Shutterstock Shutterstock

Related:

Los investigadores dicen que han cultivado con éxito células del sistema nervioso a partir de las células madre, con versiones masculinas y femeninas genéticamente idénticas, recogió The Times of Israel.

Fuente: Enlace Judío

Usando células idénticas en composición genética, pero no en género, los científicos esperan poder comprender mejor cómo afectan las drogas a hombres y mujeres de manera diferente.

Señalan que las células del sistema nervioso son una prueba de concepto y dicen que confían en que se pueda obtener cualquier célula humana a partir de las células madre. El avance se describió en un estudio revisado por pares, en el que se ofrecieron células madre a investigadores de todo el mundo para explorar sus posibilidades.

Los científicos israelíes, del Centro Médico Hadassah en Jerusalén, comenzaron con células donadas por un hombre que tiene células masculinas y femeninas debido a un síndrome genético.

Las células estaban en un banco de células internacional y la tecnología para derivar las células madre no es nueva, pero hasta ahora nadie tomó la iniciativa. “Realmente no sé por qué no se hizo todavía, porque los beneficios para la ciencia médica son muy significativos”, dijo el profesor Benjamin Reubinoff .

Reubinoff, quien dirigió la investigación junto con el Dr. Ithai Waldhorn, dijo que las células madre que derivó podrían abrir un nuevo enfoque para investigar enfermedades y tratamientos médicos.

Se sabe que los hombres y las mujeres a menudo se ven afectados de manera diferente por las condiciones médicas y los tratamientos. Pero cuando los investigadores intentan documentar las diferencias para hacer avanzar la ciencia, a menudo se quedan atascados.

Esto se debe a que, cuando se reclutan personas para estudios, el género es solo un factor que las define. A menudo no está claro si las personas responden de manera diferente a una enfermedad o tratamiento debido a su género, sus genes, sus antecedentes de salud o una variedad de otros factores.

“Por primera vez, ahora tenemos células que son absolutamente idénticas genéticamente, pero tanto en versiones masculinas como femeninas”, dijo Reubinoff. “Esto significa que podemos comparar y contrastar cómo responden a la medicación, o usarlos para modelar enfermedades, sin el ‘ruido’ al que estamos acostumbrados.

“En otras palabras, sabremos de qué manera, exactamente, las células actúan de manera diferente en formas masculinas y femeninas, en lugar de tratar de derivar esta información de grandes estudios. En los estudios, los resultados pueden deberse al género, pero igualmente pueden deberse a las diferencias genéticas entre los participantes”.

Reubinoff dijo que se puede cultivar un suministro potencialmente infinito de células madre a partir de las de su laboratorio, y que podrían usarse para gran cantidad de experimentos, en universidades, hospitales y compañías farmacéuticas.

La investigación comenzó cuando Waldhorn localizó células raras de un hombre con síndrome de Klinefelter. Normalmente, las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres tienen un cromosoma X y uno Y. El síndrome de Klinefelter hace que los hombres tengan dos cromosomas X y un cromosoma Y.

El hombre que donó las células utilizadas por Reubinoff y Waldhorn es inusual entre los pacientes de Klinefelter, ya que su sangre no solo tiene las células XXY que caracterizan el síndrome, sino también pequeñas subpoblaciones de células normales masculinas (XY) y femeninas (XX). Esto es lo que permitió a Reubinoff y Waldhorn derivar células madre genéticamente idénticas tanto en forma masculina como femenina.

Reubinoff espera que otros investigadores repliquen su método con células de algunos de los otros pocos pacientes de Klinefelter que tienen células XX y XY.

Dijo que explorar la diferencia en cómo responden hombres y mujeres a las enfermedades y las drogas es esencial. Las mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar, por ejemplo, enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide, mientras que los hombres tienen más probabilidades de tener una morbilidad más significativa cuando se infectan con COVID-19 y otras enfermedades infecciosas.

También existen diferencias en la morbilidad cardíaca y diversos trastornos psiquiátricos. Además, existen diferencias entre sexos en la eficacia y los efectos secundarios de los fármacos.

“Este es un gran avance en el campo de la medicina de género”, dijo Reubinoff. “El mundo de la ciencia médica reconoce hoy la gran importancia de las diferencias entre mujeres y hombres.

“Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. han cambiado su política en los últimos años y ahora exigen que todas las investigaciones médicas que financian se realicen en ambos sexos por igual. El exclusivo sistema de células madre que hemos desarrollado conducirá a nuevos descubrimientos sobre las diferencias de género y puede ayudar a comparar la eficacia y la toxicidad de los medicamentos”.

shutterstock_196518893

¡Suscríbete al mejor boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel