Líder supremo iraní Ayatollah Ali Khamenei (Oficina del Líder Supremo iraní a través de AP) (Oficina del Líder Supremo iraní a través de AP)

En resumen, Irán tiene un objetivo claro, una estrategia y la voluntad de invertir y asumir riesgos para cumplirlo. Estados Unidos demuestra exactamente lo contrario en todos los aspectos. Gracias a su enfoque inquebrantable y determinación incluso ante la calamidad, la marcha de la República Islámica a través del Medio Oriente es, probablemente, imparable.

Por Irina Tsukerman (BESA), Traducido por Hatzad Hashení

A pesar de la propagación mortal del coronavirus (COVID-19) en todo Irán, que puede haber afectado a hasta 500.000 personas según informes internos, la agresión y el aventurerismo militar de Irán continúan sin cesar. Está empujando su accionar en Irak, planeando ataques contra objetivos estadounidenses, continuando armando a los hutíes en Yemen y desafiando los llamados a un alto el fuego en ese país para combatir la pandemia. Según los últimos informes, las autoridades iraníes acaban de matar a 36 prisioneros árabes ahwazi que intentaron escapar de las prisiones superpobladas e insalubres conocidas por su brutalidad después que el régimen no liberara a ningún prisionero ahwazi por vacaciones o por razones humanitarias relacionadas con el brote.

Según el académico israelí Raz Zimmt, es probable que esta agresión regional continúe sin cesar, sin importar los obstáculos y a pesar de todas las predicciones que las sanciones severas o una mayor presencia militar de Estados Unidos disuadirán a Teherán y lo obligarán a retroceder. Hay una variedad de razones para esto.

Primero, como Zimmt señala correctamente, la agenda regional y nuclear de Irán es anterior a la Revolución Islámica. El Shah contempló el desarrollo de capacidades nucleares, archivó la idea temporalmente y nunca tuvo la oportunidad de volver a refritarla. Como Zimmt escribe: “… una y otra vez, Irán ha demostrado que, a pesar de sus limitaciones y debilidades, logra resistir y convertir las amenazas en oportunidades que preservan no solo la supervivencia del régimen, sino también su influencia regional. Irán ciertamente sabe cómo jugar el juego regional en comparación con otros jugadores cercanos. Teherán tiene la paciencia de esperar hasta que se cumplan sus ambiciones y es muy decidida y pragmática, sabiendo cómo adaptar su estrategia para enfrentar nuevos desafíos”.

El persistente juego terrestre de Irán, también conocido como su “puente terrestre ideológico”, ha sido observado por muchos otros académicos, incluidos Alberto Fernández, Jonathan Spyer y Reza Parchizadeh de Al Hurra.

Los ataques planificados informados contra objetivos de EE.UU., a pesar de la mayor disposición de estos para rechazar a las milicias financiadas por Irán y la reubicación de la defensa aérea en la región, son una ilustración de este juego terrestre. Lejos de ser fanáticos ideológicos imprudentes en lo que respecta a la estrategia militar en el sentido estricto, Irán ha utilizado su fuerte comprensión del contexto geopolítico para avanzar en su agenda. Desde la perspectiva de Irán, es una ventaja en este momento y por varias razones.

A diferencia de las sociedades occidentales, Irán está dispuesta a sacrificar lo que sea necesario para llegar a donde quiere ir. Es por eso que la propaganda sobre “guerras interminables”, presumiblemente como resultado de una fuerte respuesta a la agresión de Irán, ha funcionado tan bien en los Estados Unidos, lo que ha demostrado una falta de resistencia para los conflictos asimétricos prolongados y una falta de tolerancia incluso para la pérdida mínima de vidas estadounidenses ante cualquier otra cosa que no sea una defensa directa del territorio estadounidense. Parte de esto tiene que ver con la cobertura mediática de los conflictos, parte del cansancio resultante de las participaciones fallidas en el Medio Oriente y parte, de una cultura cambiante cada vez menos dispuesta a lidiar con cualquier dolor percibido, por distante que sea.

La pérdida de los Estados Unidos ante los talibanes en Afganistán no se debe tanto a la superioridad inherente del conocimiento local como a la falta de voluntad para a) convocar la voluntad política suficiente para establecer parámetros realistas, b) comprometerse a inversiones a largo plazo en la región y, c) confrontar y desafiar a los actores estatales que respaldan a los grupos terroristas. Se puede observar una dinámica similar en Irak, donde Irán ha estado dispuesta a invertir en la “construcción del estado” para sus partidarios, mientras que Estados Unidos ha limitado su participación a las operaciones militares mínimas necesarias. Irán está dispuesta a desviar recursos infinitos de las necesidades de su propia población para el apoyo de sus milicias y para llegar a posibles reclutas. Al mismo tiempo, el régimen considera que las milicias iraquíes y sus otras tropas extranjeras, incluidos los afganos y pakistaníes, son prescindibles.

Incluso si les cuestan la vida a algunos líderes, los ataques de Irán demuestran su fervor constante y su dedicación a expulsar a los Estados Unidos de la región. El continuo enfoque exclusivo de los estadounidenses en ISIS y su falta de voluntad para tratar al gobierno iraquí como una colonia de Irán, una especie de ceguera voluntaria transmitida por la administración estadounidense a su propio pueblo, juegan a favor de Irán. Con Estados Unidos cada vez más tratado como un invitado inoportuno en Irak mientras el gobierno de Estados Unidos se agarra de las pajillas para defender su relación con Bagdad, Irán está armando con éxito la supuestamente nacionalista Muqtada Sadr y utilizando la cobertura de la pandemia de coronavirus para avanzar. Si bien es poco probable que EE.UU. abandone a Irak por completo, después de trasladar las fuerzas de Siria a ese país, es probable que continúe defendiéndose en un futuro previsible. Eso es todo lo que Irán necesita en este momento.

Irán calculó correctamente que es poco probable que Estados Unidos esté dispuesto a comprometerse con algo que pueda aumentar la óptica de la violencia y un mayor compromiso en el extranjero en un año electoral, especialmente en medio de una pandemia. El coronavirus ha ejercido presión sobre los recursos navales de EE.UU., y los iraníes que proliferan en todo Iraq y Siria son un peligro biológico ambulante. Los ataques aéreos de represalia limitados son lo máximo con lo que se puede contar en respuesta a provocaciones violentas.

Mientras tanto, Irán continúa recibiendo las infusiones de efectivo que necesita para seguir su camino. Ese flujo de efectivo no se ve obstaculizado de ninguna manera por la derrota de los funcionarios iraníes por el virus gracias a la negación del régimen sobre el Corona y la mala atención médica del país. La voluntad europea de proporcionar ayuda humanitaria; los negocios continuos con los europeos, chinos y rusos; exenciones nucleares civiles proporcionadas por los Estados Unidos; y la aceptación por parte de varios países para eludir las sanciones compensó la presión económica generada por la falta de voluntad de los estadounidenses para levantar esas sanciones. Además, la economía sumergida de Irán, que se basa en empresas pasadas por alto en Omán y otros lugares, las inversiones ilícitas, el tráfico de drogas y los esquemas del crimen organizado, sigue siendo una fuente estable de ingresos incluso en estos tiempos difíciles.

Irán también tiene la ventaja de un objetivo y una estrategia claros en términos de exportar su revolución y afirmar su presencia más allá del Levante en el Mediterráneo. Estados Unidos, aunque reclama un interés en revertir la influencia iraní, no ha presentado ninguna visión de lo que eso implica. Ya admitió tácitamente que la contención ha fallado, y a pesar de las duras conversaciones de la Casa Blanca, parece que no hay posibilidad de un golpe interno que derrocaría al régimen desde adentro. “Hacer retroceder” la ideología y el alcance iraníes requeriría un plan detallado, una estrecha cooperación con otros actores regionales importantes, participación ideológica y la dedicación de recursos financieros, de inteligencia y tecnológicos. Estados Unidos no está en condiciones de dedicarse a tal proyecto en este momento y, en cualquier caso, no está dispuesto a hacerlo.

Además, esta es una nueva era. Donde una vez los EE.UU. han tenido la visión audaz y la voluntad de invertir estratégicamente para incitar a la Unión Soviética a suscribir programas espaciales y de armas que agotaron sus recursos, revelaron sus debilidades al público, contrarrestaron décadas de propaganda e inspiraron a generaciones en ambos lados del Bloque de Hierro. Los EE.UU. de hoy se centran en disputas políticas internas y retrasan a China en la inversión en inteligencia artificial y tecnología cuántica. Y si bien los EE. UU. son muy superiores a Irán en términos de fuerza militar, la dependencia de Irán de una guerra asimétrica, combinada con la falta de voluntad estadounidense de usar decisivamente su poder formidable, esencialmente neutralizan esta superioridad operativa en términos de su impacto físico y psicológico en el adversario.

A pesar de los muchos desafíos que enfrenta, el establecimiento revolucionario iraní está facultado por su división exitosa de todos los movimientos de oposición, la capacidad de manipular porciones de la población y la continua dependencia de esa población del régimen.

Si bien los levantamientos ocasionalmente hacen que Basiji u otros aparatos del régimen iraní huyan en la periferia, los movimientos de oposición carecen del nivel de cohesión que podría tentar a los actores clave dentro de la extensa burocracia iraní a abandonar sus posiciones y socavar el régimen en un estado de colapso. Además, el IRGC ha asumido un papel cada vez más central en el funcionamiento del estado. A pesar de los obstáculos, sigue siendo una máquina formidable, disciplinada, agresiva y bien armada, y permanece alerta para evitar cualquier penetración del adversario percibido. Los expertos en política de los Estados Unidos no han mostrado comprensión de las divisiones políticas dentro del gobierno iraní o su aparato de inteligencia que podrían ser efectivas si se enfrentan entre sí hasta que el régimen se debilite y se autodestruya.

Finalmente, el régimen ha observado divisiones internas e inconsistencia de los Estados Unidos en la configuración de cualquier tipo de estrategia de política exterior y ha aprendido a aprovechar la gran cantidad de información que los Estados Unidos revelan sobre sus propias vulnerabilidades.

La combinación de todos estos factores explica el descarado impulso de Irán a pesar de la retórica aparentemente dura que emana de la Casa Blanca. Las acciones hablan más que las palabras, y si bien Irán está dispuesto a caminar, Estados Unidos no respalda su creciente discurso con nada más que una demostración ocasional de fuerza. Cuando Estados Unidos parece no tener ningún tipo de plan, la estrategia de Irán gana por defecto.

Irina Tsukerman es una abogada de derechos humanos y seguridad nacional con sede en Nueva York. Ha escrito extensamente sobre geopolítica y política exterior de los Estados Unidos para una variedad de publicaciones estadounidenses, israelíes y otras publicaciones internacionales.

shutterstock_152856233

URGENTE: Israel, el país del mundo con mayor número de casos - ¡AYÚDANOS!

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra el coronavirus en Israel . El virus mortal se está propagando muy rápido en esta segunda ola en Israel. Es el momento de ayudar a Israel.

Los israelíes necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. La tasa de desempleo continúa en un 25%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%. La gente está en pánico. Ayuda a Israel AHORA!

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN