Israel es un país que brinda ideas. Que apoya a todos aquellos que tengan ideas. Que crea. Que inventa. Que invierte. Y, sobre todo, que mejora la vida de todos los ciudadanos del mundo.

No hay un día que pase sin que en Israel se cree algo especial que ayude a hacer de este complejo mundo, un lugar mejor para vivir. Debemos mucho a este pequeño país. Y no precisamente críticas. Algún día el mundo se dará cuenta que los medios de comunicación de sus respectivos países solo tratan desinformar y manipularles.