El partido Al Fatah de Mahmoud Abbas, que muchos habían considerado como un socio legítimo para la paz, creó una película en la cual se jacta de las masacres realizadas contra Israel y ensalza a los "héroes" que asesinaron a civiles.