Los Parlamentos del Reino Unido, Irlanda y España se han apresurado a reconocer un todavía inexistente Estado palestino. Pronto lo hará Francia. Parece que se trata de una forma de ejercer presión sobre Israel para, supuestamente, destrabar el juego político en esa región del mundo.