En 1968, gracias a la invención de la televisión, el mundo se horrorizó por las imágenes de los niños pequeños de Biafra pasando hambre en masa durante la guerra civil de Nigeria. La llamada a la acción internacional fue abrumadora. Como el mayor puente aéreo no combatiente en la historia, se estima que la operación de Biafra ha salvado a más de un millón de vidas. Lo que la mayor parte del mundo no sabe es que los pilotos israelíes y personal de tierra juegan un papel fundamental en este histórico puente aéreo.