En un acto breve y sencillo, y a pesar de las distintas amenazas árabes, se declaró la Independencia del Estado de Israel. Dicha declaración comenzaría a regir a las 0.00 del día 15 de mayo, hora en que los británicos habían anunciado su retirada.