(Shutterstock)

Muchos quizás no lleguemos a verlo, puede porque aún nos sintamos esclavos de ideologías y prejuicios acumulados en nuestros “egiptos” particulares. Pero seguimos con el trabajo hercúleo de encaminarnos hacia ese futuro prometido.