La ley que facilita la concesión de la nacionalidad española a los descendientes de los judíos expulsados de España, en el aciago año de 1492, nos recuerda los vínculos históricos entre el moderno Estado de Israel y el llamado Reino de España.