Hay un pequeño país cuyos ciudadanos a menudo no escatiman esfuerzos para ayudar a otras naciones. Su gobierno es siempre el primero en responder a las crisis, dondequiera que ocurran, incluso en territorio enemigo, y la única recompensa que busca es un simple “gracias”.