Jewish star

Ningún otro país tiene que defenderse de la pasión que pone su propio pueblo para destruirlo. El mundo nos odia porque nos odiamos unos a otros. No tenemos más que dejar de hacerlo.