Acabamos de comenzar el mes de Adar. Adar es el más alegre del mes, ya que el Talmud enseña: "Cuando el mes de Adar entra aumentamos nuestra alegría". Es interesante señalar que un año judío bisiesto es un año en el que hay dos meses de Adar!

Tras haber pasado el primer Rosh Hashaná sin Shimon Peres, y tras haber enterrado todo el Pueblo Judío y decenas de mandatarios internacionales, a nuestro Presidente y Padre Fundador, nos paramos a pensar cómo es la vida sin Shimon Peres.

Así era Moisés, el prototipo de líder ideal. En estas fechas de celebración de Pascua, recordar el extraordinario liderazgo de Moisés puede ser una buena lección para todos: tanto para la gente corriente –como usted o como yo– como para los más altos mandatarios.

La parashá de esta semana es "Shemot" (Éxodo 01:01-06:01), y con ella, comenzamos el libro de Éxodo. Como los lectores pueden estar familiarizados, el libro del Éxodo se centra en gran medida en el pueblo judío que pasa a ser esclavos del Faraón en Egipto. Más adelante le sigue su liberación, que fue acompañada por numerosos milagros. No hace falta decir que el personaje principal de todo el libro de Éxodo es Moisés.