El famoso director de cine Steven Spielberg habló en la graduación de Harvard este año del aumento sorprendente del antisemitismo en todo el mundo. El antisemitismo está en aumento y hay que enfrentarlo y lucharlo desde su raíz.

El antisemitismo es tan vibrante y despreciable como antaño, no sólo en nuestros barrios, sino en la mirada de nuestros vecinos o en los grafitis junto a las sinagogas.

El domingo, el árabe palestino Abd al-Karim Nafith Hamid sucumbió a las lesiones que sufrió mientras estaba parado en un tren de Jerusalem. Un terrorista de Hamas corrió con su coche contra un grupo de personas que esperaban en la estación. Un oficial de la policía de fronteras y un estudiante de 17 años de edad murieron y varias personas, entre ellas Hamid, resultaron heridos y fueron trasladados al hospital.

De eso hablaban en este programa, emitido en la jordana Roya TV el día 26. “Por Dios, es un honor incitar contra los judíos”, proclama Atieh. “Es un gran éxito provocarlos y enfurecerlo”. En otro momento llama “cerdo” al embajador israelí en Jordania; cerdo “descendiente de monos y cerdos”.