El director ejecutivo de la multinacional francesa de telefonía celular Orange, Stephane Richard, manifestó que terminaría la relación de su compañía con el operador israelí, que paga para usar su nombre, “mañana” si pudiera; pero teme que si los hace sería un “gran riesgo” en términos de punitivos financieros.