En la historia, los vasos de plata y oro que las mujeres hebreas toman prestados de sus amas egipcias representan deseos no corregidos; deseos que siguen siendo egoístas pero que Israel tomará consigo y que serán transformados en deseos para dar placer y contento, no para recibirlo.