Es fácil para el mundo culpar a Israel de todos los problemas. Es fácil para muchos de nuestros líderes culpar a Israel del fracaso del proceso de paz con los palestinos. Pero no por fácil es correcto.

A continuación, Netanyahu recordó la naturaleza del régimen de Teherán; sus agresiones contra sus vecinos; el apoyo sistemático al terrorismo, desde Argentina al Líbano, pasando por Washington DC, así como el engaño continuado en sus tácticas diplomáticas.