En el día de las elecciones, el primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió a los votantes de que una multitud de árabes estaban siendo traídos a votar. También afirmó que no habrá solución de dos Estados bajo su liderazgo.

El Congreso norteamericano aprobó por unanimidad un proyecto de ley que convierte a Israel en “socio estratégico principal” de Estados Unidos, profundizando las relaciones bilaterales; que han mostrado en los últimos años signos de tensión entre los gobiernos del presidente estadounidense, Barack Obama, y el del primer ministro, Biniamín Netanyahu.